Biopsia y Aspirado de Médula Ósea

Una biopsia de médula ósea es la extracción de una suspensión de células y de tejido blando, llamado médula, del interior de un hueso. La médula ósea se encuentra en la parte hueca de la mayoría de los huesos y es el órgano donde se forman todas las células de la sangre.

En condiciones normales, la médula ósea contiene los tipos y cantidades apropiadas de células productoras de sangre (hematopoyéticas), lipocitos y tejido conectivo.

El hematólogo ordena una biopsia de médula ósea cuando un hemograma produce resultados anormales en el conteo sanguíneo y también para completar el estadiaje de tumores del sistema reticuloendotelial.

El examen se hace para diagnosticar leucemia, determinar la causa de las anemias, infecciones y otros trastornos de la sangre. En el paciente oncológico, este examen ayuda a determinar si el cáncer se ha propagado o si el paciente está respondiendo bien al tratamiento, así como el padecimiento de otras condiciones agravantes.

Para la extracción de médula ósea se utilizan las técnicas de aspirado medular y biopsia ósea.

El aspirado medular se practica en el paciente adulto en el esternón o en la cresta ilíaca posterior. La técnica consiste en la limpieza y desinfección de la piel de la zona escogida, anestesia de la piel y el periostio y punción con una aguja de la cortical del hueso hasta la cavidad endomedular para extraer algunas gotas del contenido endomedular.

La biopsia ósea se realiza con un instrumento quirúrgico perforando la cresta ilíaca tras la desinfección y anestesia de la piel y periostio. Se trepana el hueso hasta obtener un cilindro óseo y una muestra del contenido medular.

Es importante que el médico conozca el historial del paciente respecto a alergias, uso de medicamentos, problemas de sangrado y, en el caso de las mujeres, condición de embarazo.

La biopsia y aspirado de médula ósea produce un dolor mínimo al ponerse la anestesia local y un dolor agudo pero muy breve durante el aspirado.

En condiciones normales, el riesgo de sangrado en el lugar de la punción es mínimo.