Artículos / Noticias

Manejo del Distrés

Posted by:

Por Ángel Román Díaz, MD

El diagnóstico de cáncer es uno que frecuentemente produce cambios emocionales en el paciente que pueden comprometer su bienestar.

La psicooncología se fundamenta en el cuidado psicosocial  del paciente con cáncer, el de su familia y el de su red vincular.  No es una psicología en sí misma sino una interfase entre la psicología y el avance de una enfermedad, en este caso, el cáncer.

El objetivo principal de este artículo es describir un método que nos permita  reconocer tempranamente el distrés o malestar emocional, a través de la utilización del denominado Termómetro del distrés.  Este modo puede servir de herramienta  importante al equipo oncológico en la evaluación integral de un paciente con cáncer.

Utilizando este método, podemos, como equipo primario, reconocer el estado emocional del paciente oncológico y ayudarlo a pasar por el proceso de su enfermedad y tratamiento.

El padecer de alguna enfermedad mental, ya sea previa o que resulte como consecuencia del cáncer,  puede resultar estigmatizador y prevenir al paciente a que busque ayuda.  Así también puede, por parte de los profesionales de la salud, impedir una adecuada detección y manejo del distrés.

La Red Nacional del Manejo del cáncer (National Comprehensive Cancer Network o NCCN), preocupados por este hecho, escogieron el término distrés o Malestar Emocional para definir, de forma no estigmatizante, esa emoción displacentera que manifiesta un determinado paciente.  Este concepto engloba sus preocupaciones psicológicas, sociales, espirituales y/o existenciales y, a su vez interfiere con la capacidad para afrontar adecuadamente su enfermedad y su tratamiento.

Aunque hay muchas maneras de evaluar el distrés, la intención de este grupo de expertos fue producir una guía breve y reproducible que pudiera ser utilizada en los diferentes centros de tratamiento.  Para esto, estudiaron  y validaron el método al que llamaron El Termómetro de distrés o Malestar Emocional.  Utilizando esta estrategia, se puede identificar al paciente que necesita una intervención por parte de otro profesional en el equipo,  ya sea psicológica, psiquiátrica, de trabajo social o pastoral.

Antes que nada es importante mencionar la Comunicación como vía efectiva para disminuir el distrés. Si los pacientes sienten que pueden manifestar sus preocupaciones, se sentirán aliviados y confiados.

Muchas veces el malestar emocional no es reconocido como tal.  En este momento es de provecho utilizar dicho sistema, ya que provee información importante al equipo oncológico. El Termómetro de distrés, utiliza una escala  del 0 al 10 para clasificar al paciente en un rango específico.  Hay una serie de preguntas (lista de problemas) que se le dan al paciente para que conteste. Dependiendo de la puntuación que obtenga y del área que se identifique como productora del malestar emocional, así será la intervención requerida.  Si la puntuación es de 0 al 4 podemos identificar un distrés leve y este podrá ser manejado por el equipo oncológico primario. De encontrar al paciente con una puntuación mayor a 5, debe ser referido para que reciba la ayuda correspondiente (siguiendo el algoritmo delineado).

El rol de la enfermera oncóloga es vital.  Seguramente es quien tenga mayor oportunidad, inicialmente, de evaluar las respuestas del paciente a la lista de problemas y a la puntuación que otorgó – en el dibujo del termómetro – a su distrés.  Con esta información, el oncólogo podrá  determinar si corresponde hacer algún tipo de prueba adicional que le permita obtener una mejor evaluación de la situación que le causa este estado emocional desagradable. Podrá también determinar si es necesario referir al paciente.

Holland JC: Psychological care of Patients: Psycho-oncology’s Contribution: Journal Of Clinical Oncology, Vol 21, No 23S, 2003
José de Jesús Almanza, Holland JC: Psico-oncología: estado actual y perspectivas futuras: Cancerología, Vol 46, Num 3, pp196-206
Holland JC,etal: Quick Reference for Oncology Clinicians, Screening Instruments, pp 1-7
National Comprehensive Cancer Guidelines: Distress Management Guidelines DIS-5, V. I. 2008, MD

0


Add a Comment