Psicooncología

La psicooncología es una especialidad de la psicología que maneja aquellos aspectos afectivos y emocionales del paciente que tiene o tuvo cáncer. Tiene además su efecto sobre la situación anímica y conductual de las personas afectadas por su relación de afecto o parentesco con el paciente.

Esta especialidad es relativamente reciente, pero ya ha conseguido incrementar estadísticamente las posibilidades de vida de los pacientes tratados. Más allá de la sobrevivencia al cáncer, el psicooncólogo procurará la mejor calidad de vida posible del paciente, cuidando los aspectos psicológicos, sociales y espirituales para lograr el máximo bienestar posible.

Hoy día se reconoce que los pacientes de cáncer presentan síntomas psíquicos que necesitan atenderse adecuadamente por un especialista en psicoterapia para obtener una sanación más completa.

La psicooncología brinda un tratamiento integral, en el que el respeto a la privacidad, las opiniones, vivencias e interacción social del paciente oncológico son tomados en consideración para fortalecer la percepción de control que tiene el enfermo sobre su enfermedad y su calidad de vida.

Citando a la doctora Laura Aresca, en su libro Psicooncología, Diferentes Miradas:

Hay un aforismo clásico en Medicina que dice: “el médico puede curar algunas veces, aliviar otras, y acompañar siempre”. El acompañar y aliviar deberían seguir siendo claves en Medicina, y parte de su razón de ser. Una medicina excesivamente tecnificada, pierde de vista que su verdadero sentido y fin es la atención integral al paciente, donde se consideran no solamente los aspectos físicos, sino los espirituales, sociales y psicológicos.

El psicooncólogo presta una ayuda eficaz a las ya difíciles funciones del oncólogo, asistiendo al paciente de cáncer a la hora de asimilar y afrontar el diagnóstico, durante el tratamiento, y en el manejo del miedo de recaída o reaparición de la enfermedad. Incluye a su vez la debida atención a los familiares y cuidadores, los cuales se enfrentan a una situación nueva, dolorosa y ante una sensación de impotencia.

La psicooncología provee recursos de apoyo emocional a los profesionales de la salud para mejorar su relación con los pacientes y prevenir el desgaste emocional producto de la atención al enfermo oncológico.

En resumen, la psicooncología aporta los siguientes beneficios:

1) Reducción del agobio emocional que experimentan los pacientes y sus seres queridos

2) Breve tiempo de administración

3) Enfasis en los aspectos de control de síntomas y autoeficacia

5) Aumento en la efectividad de los tratamientos médicos y disminución de los efectos colaterales

6) Recuperación más rápida del paciente luego de las intervenciones médicas

7) Menos consultas innecesarias y mejores relaciones médico-paciente