Quimioterapia

Fátmacos QuimioterapiaLa quimioterapia o el uso de medicamentos (fármacos) para detener o demorar el crecimiento de las células cancerosas es uno de los tratamientos oncológicos más conocidos. De hecho, puede ser tanto la única terapia como un tratamiento complementario a otras técnicas como la cirugía y la radioterapia para combatir el cáncer.

La administración de fármacos se puede realizar de maneras diversas; por inyección, intraarterial, intraperitoneal, intravenosa, de modo tópico mediante cremas que se frotan en la piel y oralmente en pastillas, cápsulas o líquido que el paciente oncológico puede ingerir.

Los medicamentos utilizados en la quimioterapia tienen como objetivo destruir las células tumorales. Sin embargo, la quimioterapia puede afectar las células sanas que crecen y se dividen rápidamente, entre éstas las células de las partes húmedas dentro de la boca, las células de los intestinos y las que hacen crecer el pelo. Por eso, la quimioterapia se suele administrar en ciclos, por ejemplo. una semana de tratamiento seguida de tres semanas de descanso, para dar al cuerpo la oportunidad de producir nuevas células sanas.

En la mayoría de las ocasiones los efectos secundarios relacionados a la quimioterapia mejoran o desaparecen después de terminar el tratamiento.

El efecto secundario más común de la quimioterapia es la fatiga. Otros más conocidos son la pérdida de pelo, náuseas, cambios en la piel, uñas, boca y garganta, y cambios en el apetito y el deseo sexual.

Mucha gente asume que la manifestación de los efectos secundarios significa que la quimioterapia está funcionando para combatir el cáncer. Lo cierto es que el oncólogo realizará exámenes físicos y pruebas médicas para corroborar si, en efecto, la quimioterapia está dando los resultados deseados.

En algún momento durante la quimioterapia es posible que el paciente sienta ansiedad, tristeza, miedo, enfado, frustración, soledad y vulnerabilidad. Es importante que el paciente oncológico sepa que es normal sentirse así.

Existen varias terapias para ayudar al paciente con cáncer que recibe quimioterapia a lidiar con su estado emocional, entre ellas la terapia de relajación, yoga y actividades como caminar y correr bicicleta. Es recomendable para el paciente oncológico sentirse acompañado de personas de confianza y unirse a grupos de apoyo.

Los grupos de apoyo le permiten al paciente de cáncer encontrarse con otras personas que se enfrentan a una situación similar a la suya. Aquí tienen la oportunidad de desahogarse, conversar y aprender lo que hacen otras personas para lidiar con el cáncer, la quimioterapia y los efectos secundarios.