Terapias Intravesicales

La terapia intravesical trata los tumores del tracto genito urinario. En lugar de administrarse por la boca o mediante inyección en la vena, los medicamentos se colocan directamente en la vejiga del paciente oncológico a través de un catéter.

Existen tres tipos de terapia intravesical; BCG (Bacilo Calmette-Guerin), Interferón y Quimioterapia Intravesical. Todos estos tratamientos tienen como principio activar el sistema inmunológico del paciente para atacar las células cancerosas en la vejiga.

La terapia intravesical BCG es considerada la más eficaz en el tratamiento del cáncer de vejiga en su etapa inicial. El bacilo administrado es una bacteria relacionada al germen que causa la tuberculosis, aunque usualmente no causa una enfermedad grave.

El sistema inmunológico del paciente responde de manera natural al bacilo causando que los anticuerpos vayan a la vejiga a destruirlo. De esta manera, se atacan a su vez las células tumorales.

La terapia intravesical BCG se realiza por lo general una vez por semana durante seis semanas.

Además de ardor en la vejiga, la terapia intravesical BCG puede provocar síntomas similares a una gripe.

En lugar del Bacilo Calmette-Guerin (BCG), que tiene el riesgo, aunque mínimo y tratable, de propagarse por todo el cuerpo, el médico oncólogo puede utilizar interferón, una substancia natural que el cuerpo produce para activar el sistema inmunológico. El interferón se puede producir en los laboratorios y emplearse como medicina. Para aliviar los efectos secundarios de esta terapia intravesical (dolores de cabeza, musculares y de huesos, cansancio, náuseas y vómitos), se utilizan otros medicamentos junto al interferón.

En la quimioterapia intravesical, también se utiliza el catéter, esta vez para administrar fármacos de manera directa y combatir el cáncer de vejiga. Esta forma de terapia intravesical ataca principalmente aquellas células cancerosas localizadas en el revestimiento de la vejiga, por lo que se utiliza solamente en las etapas iniciales del cáncer de vejiga.

La quimioterapia intravesical produce irritación y sensación de ardor en la vejiga.